Sociedad

Fumar es cancerígeno aunque se haga en cigarro electrónico

Susan Irais 13 / Sep / 19
Con filtro, sin filtro, electrónico, en pipa, o con un vapeador, cualquier manera de fumar es cancerígena

Es una creencia común que los cigarros electrónicos y otros productos derivados del tabaco, como vapeadores y el recientemente denominado “cigarro sin humo”, no son nocivos para la salud. Pero ¿Qué nos dicen los expertos?

Fumar es cancerígeno aunque se haga en pipa, con filtro o sin filtro, o en cigarro electrónico. “No hay forma de fumar sin riesgos. Todas las maneras son cancerígenas. Lo preocupante es que en México se inician a fumar desde los 13 años, en las escuelas, por ello es indispensable trabajar con la Secretaria de Educación”, dice el doctor Abelardo Meneses García, Director General del Instituto Nacional de Cancerología (INCan). 

smoke.jpg
Varias formar de fumar | Foto: Especial

“Los efectos en la salud son muy semejantes al fumar tabaco y al humo de segunda mano”, agrega el doctor Victor Manuel Torres Mesa, Director General del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud Pública.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un informe para exhortar a los países sobre la importancia de prohibir el uso de los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (nombre científico para los cigarros electrónicos, e-cigs o vaporizadores), y en México el Instituto Nacional de Salud Pública y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) también emitieron una alerta sanitaria al respecto.

Otro cuento chino

“Los cigarrillos surgen como un método para dejar de fumar, fue como una moda y era un supuesto ‘beneficio sin daños’, sin saber que tienen este mismo efecto en la salud”, narra Victor.

Los cigarros electrónicos tiene los mismos componentes que un tabaco normal más algunos otros adicionales, según la OMS, dependiendo de la marca su vapor puede contener sustancias tóxicas y compuestos carcinógenos como acrilaldehído, formaldehído, acetona y otros carbonilos(1, 2) en menor o igual magnitud que en el humo de cigarro.
Foto: Especial

De acuerdo al Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud Pública, solamente el 30% de las personas que fuma acuden a servicios profesionales para dejar de hacerlo, y ahí se les brindan tratamientos farmacológicos que tienen evidencia científica.

Pero 7 de cada 10 personas pueden ser susceptibles a comprar cigarrillos electrónicos con la promesa de que este los ayudará a dejar esa adicción o que no les causará daño.

Los cigarros electrónicos son un sistema electrónico que administra nicotina, extraída de las plantas de tabaco. Fueron creados por Hon Lik, un farmacéutico chino en 2003, para 2007 comenzó a comercializarse en Estados Unidos y una vez en el mercado americano cobraron gran popularidad entre los jóvenes.

Los cigarros electrónicos tiene los mismos componentes que un tabaco normal más algunos otros adicionales, según la OMS, dependiendo de la marca su vapor puede contener sustancias tóxicas y compuestos carcinógenos como acrilaldehído, formaldehído, acetona y otros carbonilos(1, 2) en menor o igual magnitud que en el humo de cigarro.

Otras investigaciones han encontrado en el vapor partículas de estaño, plata y níquel, principalmente; así como de hierro, cerio, lantano, bismuto y zinc; esto debido a que los cigarros electrónicos contienen un filamento o resistencia que se calienta hasta vaporizar el líquido.

El problema es que la vaporización que tienen las sustancias nocivas favorecen una entrada más sencilla a las vías respiratoria y el intercambio gaseoso puede ser más dañino que el causado por un tabaco normal.

Debido al tipo de vapor que genera logra pasar la barrera de las mucosas de nariz, de las vías respiratorias altas, entonces la sensación es aparentemente más placentera, el inconveniente en el intercambio gaseoso en que estos productos pueden ir al torrente sanguíneo”, explica el doctor Victor Torres.
 

Los cigarros electrónicos son un sistema electrónico que administra nicotina, extraída de las plantas de tabaco. Fueron creados por Hon Lik, un farmacéutico chino en 2003. Foto ilustrativa de un cigarro electrónico.
Foto: Especial

¿Pero por qué el tabaco y todos los productos derivados de él son causa de alerta sanitaria?

“Todas las sustancias que tiene el cigarro son nocivas para el ser humano. Todas las sustancias que lo componen son utilizadas para matar”, dice el doctor Abelardo Meneses García.

De los elementos que componen el tabaco, el alquitrán —la sustancia oscura y pegajosa— es el más cancerígeno porque lleva la nicotina y otros productos químicos del cigarro hasta nuestros pulmones y todos los venenos hacia nuestro torrente sanguíneo.

”Lo que sucede, es que todos estos elementos mortales entran a nuestro sistema gracias al alquitrán. Al fumar se desprenden todas estas sustancias, una mezcla compleja de químicos nocivos, estos ocasionan alteraciones en las células”, explica el doctor Abelardo Meneses.
 

El tabaco posee la estructura química más letal, contiene solventes y hasta el químico usado en las cámaras de gas.

Mira la autopsia de este asesino a sueldo, dando clic aquí o en la imagen.

Foto: Especial

 

De acuerdo a las estadísticas de la OMS, el tabaco mata a ocho millones de personas al año, lo que significa que una persona muere por su causa cada cuatro segundos. Y es la principal causa de cáncer, según datos del National Cancer Institute.

El uso de tabaco en cualquiera de sus presentaciones está asociado con el 30% de cánceres, entre los que destacan: cáncer de pulmón, de laringe, de boca, esófago, garganta, vejiga, riñón, hígado, estómago, páncreas, colon y recto, y cérvix o cuello uterino, así como leucemia mieloide aguda.

 

Al fumar se desprenden todas las sustancias del cigarro, una mezcla compleja de químicos nocivos, estos ocasionan alteraciones en las células, lo que está altamente relacionado con el 30% de los cánceres.
Foto: Especial

El asesino ahora es electrónico

Los cigarros normales tienen un periodo de vida, pero en el caso de los electrónicos este periodo es mayor, por lo que su daño se incrementa. “Los estudios a corto plazo han mostrado que los cigarros electrónicos están altamente relacionados con hipertensión arterial, problemas cardiorrespiratorios, exacerbaciones de cuadros de asma bronquial, bronco-espasmos, riesgos de taquicardias e infartos”, dice el Director General del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud Pública.

EL problema es que solamente conocemos los efectos a corto plazo y faltan estudios a largo plazo de estos cigarrillos electrónicos, “para estos productos la historia es corta en términos de evidencia científica porque lleva menos de 15 años en el mercado, entonces no hemos documentado el daño en un periodo más largo”, concluye Victor.

¿El vapor del cigarro electrónico aumenta la inflamación del pulmón?

Autor: Susan Irais
Periodista de ciencia. Colaboradora en Tangible y Asistente de Información de Iván Carrillo. Profesora adjunta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha escrito para la revista Algarabía y Ciencia UNAM de la Dirección General de Divulgación de Ciencia.
Referencias:
Hajek, P., Przulj, D., Phillips-Waller, A., Anderson, R., & McRobbie, H. (2018). Initial ratings of different types of e-cigarettes and relationships between product appeal and nicotine delivery. Psychopharmacology, 235(4), 1083–1092. doi:10.1007/s00213-017-4826-z